custodia.org proterrasancta.org cmc-terrasanta.com terrasanta.net edizioniterrasanta.it pellegrinaggicustodia.it
suscribirse al boletín informativo
2012
custodia.org

En Jerusalén, en el jardín de la contemplación… el Eremitorio de Getsemaní celebra sus primeros veinticinco años.

2012/07/07

Jerusalén, 7 de julio de 2012

En Jerusalén, en el jardín de la contemplación… el Eremitorio de Getsemaní celebra sus primeros veinticinco años.

El sábado 7 de julio, a las 17.00 horas, en la capilla del Eremitorio se ha celebrado el vigésimo quinto aniversario de aquel jardín que fray Giorgio Colombini rescató de las ruinas para hacer de él un lugar de oración. Esta iniciativa, promovida por fray Diego de la Casa, director del Eremitorio, se ha convertido en una ocasión especial para recordar y dar las gracias a todos aquellos que han trabajado en este lugar.

«La vocación, la profecía; la zarza ardiendo, Getsemaní; la voz que grita aún hoy» son los temas que ha elegido el custodio de Tierra Santa, fray Pierbattista Pizzaballa, para este encuentro.

Breve historia del Eremitorio

Hace veinticinco años, el padre Giorgio Colombini -desaparecido en mayo de 2009- tuvo la idea de hacer de este lugar un sitio donde poder rezar, una respuesta a la invitación expresa de Jesús: «Quedaos aquí y velad conmigo» (Mt 26,38), restituyendo a la Ciudad Santa su identidad sublime, el lugar de la súplica más alta a Dios, gracias a la inspiración de un amigo suyo, don Gianni Tomasi, trentino, que precisamente en Jerusalén, en Getsemaní, concibió la idea de crear un jardín.

De los establos y casas en ruinas, en su época construidas para hacer la función de almacenes, fray Giorgio levantó, junto con los voluntarios trentinos, una quincena de celdas: casitas con cocina, baño y una cama donde poder retirarse a meditar y que hoy se conoce como el Eremitorio de la Custodia franciscana de Tierra Santa, situada junto a la actual basílica de Getsemaní.

Lugar de paz, lugar donde se hace desierto en torno a uno mismo, donde el silencio lo cubre todo; lugar donde, en medio de los árboles, olivos y plantas, la vista alcanza el Valle del Cedrón y la ciudad de Jerusalén rodeada por sus muros… donde se vive el silencio de la Palabra y la Palabra del silencio, donde se vive el «ya pero todavía no»…

Desde 1987 hasta hoy, más de 6.000 peregrinos han pasado por aquí y no cesan las peticiones para vivir esta fuerte experiencia de oración con la fraternidad franciscana, convirtiéndose casi en una etapa obligatoria.

El padre custodio ha concluido la Lectio Divina con su intervención: «El Ermitorio quiere ser eso: la oportunidad de velar y rezar con Él, la posibilidad de descubrir este don; hacerlo en este Lugar es más que un don, es una gracia».
Al final de la Lectio Divina se ha impartido la bendición final y se ha ofrecido un refresco fuera, en el jardín.

» custodia.org
© 2011 Terra Sancta blog   |   privacy policy
custodia.org    proterrasancta.org    cmc-terrasanta.com    terrasanta.net    edizioniterrasanta.it    pellegrinaggicustodia.it