custodia.org proterrasancta.org cmc-terrasanta.com terrasanta.net edizioniterrasanta.it pellegrinaggi.custodia.org
suscribirse al boletín informativo
2012
custodia.org

En el corazón del misterio de la Eucaristía: Missa in Coena Domini en la Basílica del Santo Sepulcro

Basílica del Santo Sepulcro, Jerusalén. 5 de abril de 2012

Con la Missa in Coena Domini, celebrada la mañana del Jueves Santo en la Basílica del Santo Sepulcro, precisamente ante el edículo de la Tumba de Jesús, se abre el Triduo pascual en Jerusalén, días de momentos emocionantes en los lugares que vieron sufrir al Señor, ultrajado y solo; lugares que recibieron el don de su cuerpo y de su sangre, primero en la Eucaristía, instituida durante la Última Cena de Pascua con sus discípulos, y luego sobre la cruz como sacrificio ofrecido por la salvación del mundo entero; lugares que han asistido al acontecimiento admirable de su resurrección, con la que Cristo renovó para siempre todas las cosas.

La celebración ha estado presidida por el patriarca latino de Jerusalén, S. E. Mons. Fuad Twal, acompañado en esta solemne cita por S. E. Mons. William Shomali y S. E. Mons. Kamal Batish, obispo auxiliar y obispo auxiliar emérito del patriarcado local latino respectivamente, y por S. E. Mons. Giacinto Boulos Marcuzzo, obispo auxiliar de Nazaret. Además de la gran cantidad de fieles presentes en la basílica, cristianos de la comunidad local y peregrinos de distinta procedencia, han sido también numerosos los sacerdotes concelebrantes -más de 200-, auténtico centro de interés de esta emocionante celebración en la que se conmemora de forma particular el momento en el que Jesús instituyó la Eucaristía, consagrando el pan y el vino de la Última Cena, y la petición a sus discípulos de perpetuar la memoria de este gesto y de este don a través del sacerdocio. También han participado en esta celebración solemne el nuncio apostólico en Israel, S. E. Mons. Antonio Franco, y el nuncio apostólico en Jordania, S. E. Mons. Giorgio Lingua, con sus respectivos secretarios.

En el transcurso de la misa, el patriarca ha repetido otra vez el lavatorio de los pies, aquel simple e intenso gesto que Jesús realizó con sus discípulos precisamente en aquella última tarde que pasaron juntos antes de su arresto. Posteriormente, Mons. Twal ha bendecido los óleos sagrados, el de los enfermos y el de los catecúmenos, y ha consagrado el crisma.

La celebración ha concluido con una larga procesión en la que todos los concelebrantes, dispuestos en las filas, han acompañado al Santísimo Sacramente en los tres giros realizados solemnemente en torno al edículo del Santo Sepulcro, con los kawas y los cantos gregorianos. El gran número de sacerdotes, con vestiduras blancas y llevando en la mano velas encendidas, ha rememorado su ordenación sacerdotal, que constituye un precioso servicio en pro de toda la humanidad, y el privilegio de celebrar la Eucaristía y consagrar el pan y el vino. Al finalizar la procesión, en la que toda la asamblea ha participado en la oración común durante más de una hora, el píxide que contenía las partículas consagradas se ha introducido en el edículo del Sepulcro del Señor, donde permanecerá toda la noche.

En estos gestos tan íntimos y tan simples, como la institución de la Eucaristía y el lavatorio de los pies a los discípulos que se han renovado ante la mirada de los fieles participantes, el amor y la humildad de Dios se hacen concretos, tangibles y cercanos a la experiencia y los sentimientos del hombre. El Señor cuida de todos y cada uno, lava humildemente nuestras culpas, se entrega por entero revonando continuamente este don y llegando de esta forma al corazón de todos los cristianos.

Una vez concluida la liturgia, que ha ocupado gran parte de la mañana, las puertas de la Basílica del Santo Sepulcro se han cerrado. En las próximas horas solo se abrirán unos breves momentos para permitir la entrada de los franciscanos, los religiosos del Patriarcado latino y algunos pocos fieles para participar en las celebraciones vespertinas: la adoración del Santísimo Sacramento, el Oficio de Tinieblas y las Vísperas. El resto del día, las puertas de la basílica permanecerán cerradas.

Texto de Caterina Foppa Pedretti
Fotos de Andres Bergamini

» custodia.org
© 2011 Terra Sancta blog   |   privacy policy
custodia.org    proterrasancta.org    cmc-terrasanta.com    terrasanta.net    edizioniterrasanta.it    pellegrinaggi.custodia.org